Punta Catalina

Tururo: 42 años dedicados a la venta de periódicos

Domingo NaN de Diciembre NaN

Imagen Columna
Montado en su peculiar bicicleta recorre las calles de Ocoa

Freddy Ortiz Pujols
San José de Ocoa

De un estrato social muy humilde, Manuel Alcántara Casado conocido mayormente como Tururo, se ha ganado la vida por alrededor de 42 años sobreponiéndose a todo tipo de adversidades para informar a los habitantes de aquí lo que acontece en el país y el mundo a través de la venta de periódicos.

Montado en su peculiar medio de transporte, una bicicleta con canasto, la cual llena de los diarios “Listin Diario” y el “Hoy” por las mañanas y “El Nacional” en la tarde para salir cada día a ofrecer sus servicios por las calles de esta ciudad.

No necesita gasolina, tampoco gas propano ni ningún tipo de combustible, su único requisito para hacer su trabajo es que las gomas de su “vehículo” estén en buen estado, porque ni siquiera la lluvia le impide cumplir con esa responsabilidad.

“Yo no tengo viento ni marea que me pare, yo me siento bien saliendo a regar los periódicos, no me toca los domingo porque a veces lo tomo para descansar”, dice el hermano del dirigente izquierdista, Placido Alcántara (Chirrín).

Con su uniforme de trabajo, un jeans, polochet, tenis y gorra, Tururo es visto frecuentemente por los diversos puntos de esta población, y cuando vocifera especialmente en las tardes:” Titulares…El Nacional”, a leguas se puede predecir que ya llegó el más importante periódico vespertino del país a esta provincia, lo que llama la atención de los transeúntes.

“Eso depende de la noticia que más impacte, yo me he caracterizo por vocear algunos titulares de "El Nacional" que la gente crea que valga la pena”, expresa quien se define amante de la música, siendo su favorita "Soy como Soy" de Félix D'Oleo.

Venta rápida

En los años que lleva como distribuidor de periódicos, recuerda el momento que más rápido se le agotó la prensa escrita y fue cuando ocurrió el asesinato del líder constitucionalista Francisco Caammaño Deño ocurrida en el paraje Nizaito de aquí en el 1973, que los diarios reseñaban ese importante acontecimiento a gran escala.

“La muerte de Caamaño que la gente estaba al tanto de eso, ahí yo regué más periódicos”, describe con tanta tranquilidad como con la que vive y se siente feliz.

Su tiempo también lo comparte como “recoge bolas” de la mayoría de las Ligas de Softbol, y mensajero del Club de Leones.

En un mundo en el que la ambición desmedida impera en la vida de muchas personas, este humilde ciudadano dice sentirse feliz con lo que ha logrado con el sudor de su frente, en base a la integridad y al trabajo honrado.

“La meta mía era primero tener una patineta de caja de bola, después una bicicleta y después un motor, que lo tengo ahí, gracias a Dios ha sido con mi propio esfuerzo", recuerda.

Inicios

Durante su lucha por sobrevivir, le ha tocado ser panadero, limpiabotas, hacer mandados en algunas casas y ahora sigue siendo el vendedor de periódico que más tiempo tiene dedicado a ese oficio en esta población.

“Me inicié como canillista en el 1973, cuando con Ricardo Encarnación que distribuía el periódico La Noticia, luego con Fremio Ortiz en El Sol y después caí en las manos de Doña Mery, duré casi 25 años y luego con Rafael hasta que murió, y aún continúo haciendo lo que me gusta”, explica con satisfacción.

 

Comenta: